La evolución de los casos de ludopatía en España

Publicado el por admin

La ludopatía (también conocido como juego patológico) es un grave trastorno que cada vez es más habitual entre nuestros jóvenes. La oferta social y la aceptación son los dos principales motivos que han propiciado esta propagación, siendo un problema con graves consecuencias de las que no se es consciente hasta que es demasiado tarde.

Este trastorno aparecería por primera vez en el DSM (Siglas de “Manual Diagnóstico y estadístico de los Trastornos Mentales”) entrando en la clasificación de “Trastorno de Control de impulsos”.

En el año 1989 se plantearon dos tipos de jugadores: jugadores sociales y patológicos.

Los jugadores sociales son aquellos que se lo están pasando bien mientras juegan. El hecho de perder no les afecta drásticamente en la vida, ya que tienen unos aspectos reconfortantes por los que creen que vale la pena vivir. Pueden jugar a las tragaperras físicas de toda la vida, a las tragaperras online como las que hay en la web de tirosgratis.com.co, a casinos o diferentes juegos similares manteniendo la cabeza fría en todo momento.

En cambio, los jugadores patológicos son los que juegan de una manera descontrolada. Además de invertir mucho tiempo, las apuestas son desorbitadas. Se sienten enganchados hasta tal punto de no poder parar, presentando pensamientos recurrentes. Se caracterizan también por presentar pensamientos supersticiosos y un optimismo que no se guía por ninguna lógica (piensan, aunque pierdan en todo momento, que en algún momento van a tener un atisbo de suerte).

Algunos datos sobre la ludopatía

Los hombres tienen una prevalencia de 2:1 en relación a ludopatía, frente al 4:1 presentado en adolescentes y de 10:1 en la población en general.

Los estudios han concluido que es más probable que se produzca en jóvenes con de edades menores a los 30 años. Los hombres empiezan a jugar antes que las mujeres.

Es un trastorno que afecta a todo tipo de niveles socio-económico, aunque es más habitual que las personas de clase media-alta se decanten por los casinos y los de clase media-baja por las máquinas tragaperras.

En relación con el nivel de estudios no se ha podido extraer ninguna conclusión lógica: algunos estudios han demostrado que la ludopatía es mucho más habitual en personas que tienen un nivel educativo superior, mientras que otros concluyen que es más habitual en personas sin estudios, con bajos ingresos y sin trabajo.

Hay muchas asociaciones que intentan afrontar este tipo de problema pero sus responsables aseguran que los medios que tienen no son suficientes.

Es importante que nos concienciemos sobre este problema, mucho más grave de lo que parece.


Comments

comments