Los personajes que miramos con odio en el Metro

Publicado el por ops1

Los personajes que miramos con odio en el Metro

En el Metro de la Ciudad de México conviven diariamente más de 8 millones de personas que equivale, más o menos, a que toda la gente del estado de Jalisco se metiera en el subsuelo capitalino.

Uno debería subirse, hacerse a un ladito, acercarse a la puerta cuando te vas a bajar y listo ¡pero no! El Metro está lleno de personajes folclóricos, algunos de ellos inofensivos y otros son tan agresivos que es imposible no mirarlos con odio, como los bocineros que ponen la cumbia a todo volumen.

Los asientos reservados son para mujeres embarazadas, personas con capacidades diferentes o ancianitas. No son para que un señor panzón se siente y se haga el dormido. Casualmente se despierta justo cuando se va a bajar.

Hay gente que no se quita de la puerta para nada. Los más decentes se hacen a un ladito para dejar salir, pero los peores aguantan los embates de la turba a empujones.

Pero los peores, y grandes depositarios de nuestro odio, son aquellos personajes que usan el Metro y se pegan junto a las mujeres que van sentadas y los que meten mano. También los acosadores y los que aprovechan la hora pico para embarrarse a los demás. ¡No sean lujuriosos!

 


Comments

comments

Leave A Response