¿Alguna vez te han dicho que no eres nada romántico o romántica? Puede que sea cierto, pero para asegurarnos, te presentamos algunas formas que podrían indicarte que no eres nada romántico. Cuando eras pequeño jugabas a la “casita”, y siempre eras la mascota. No estás segura qué realmente tiene de especial una espera de 45 minutos antes de comerte un plato...