Siempre te has considerado divertido, agradable, sociable, en pocas palabras, extrovertido. Sin embargo, te has enfrentado a situaciones frustrantes que sólo otro extrovertido como tú entendería. Seguramente has tenido varias veces una noche libre el fin de semana, pero nadie está disponible para salir. O bien, has estado triste y necesitas hablar con al menos tres...